Logotipo
logo
Traumatologia
Ir al Suplemento:
| 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | Lista |
1. Preguntas frecuentes
Sobre tomar más de 3 productos de lácteos al dia
Aunque la leche es un alimento muy recomendable, casi imprescindible durante la infancia, por constituir una excepcional fuente de calcio, no es infrecuente toparse con niños que ingieren cantidades excesivas de leche o sus derivados (yogures, natillas, petit suisse o quesitos). Y el exceso es un error. Leche y lácteos, abundantes y no siempre con toda su grasa, pero sin abusar en las cantidades
Sobre tomar demasiado zumo
Los zumos de fruta, tanto envasados como naturales, son saludables. Están de moda y se consumen mucho, hasta el punto de que algunas personas creen que pueden sustituir a la fruta, cuando no es así. La fruta entera, que los niños deben consumir todos los días y variando de tipo de fruta todo lo posible, contiene fibra (de la que carecen los zumos, salvo que sean de los de “con pulpa”) y ayuda a aprender a masticar y a saborear los alimentos a los niños, cuestión esencial. Tampoco deben sustituir los zumos al agua, porque aportan más calorías y acostumbran a los niños al sabor dulce.
Sobre cereales azucarados y/o chocolates para el desayuno
Los cereales (de trigo, arroz o maíz) cubiertos de azúcar, miel o chocolate contienen demasiadas calorías, sin aportar nutrientes esenciales. Además, estos cereales de desayuno, ya en general, llevan sal para reforzar el sabor neutro de la materia prima. Lo saludable es que el desayuno no siempre se componga de estos cereales (hay que variar: galletas, pan, tostadas...), y que, en todo caso, que cuando se consuman se prefieran las versiones más sencillas, o el muesli, por menos calóricos y grasos.

2. Cómo enseñar a comer bien a mi hijo
Educar a los niños a que coman de todo y a que valoren la importancia de seguir unas pautas saludables de alimentación y no atiendan sólo a las urgencias del apetito y a sus preferencias gustativas requiere de padres y madres un esfuerzo que en algunos casos puede ser descomunal. Para empezar, deben informarse de los principios de la alimentación equilibrada y saludable. Y, después, convertirse en proselististas de estos principios.
Para ello, nada mejor que predicar con el ejemplo. Los comedores escolares pueden ayudar, pero hoy por hoy mejor jugarnos la partida en casa. Es en el hogar donde los niños adquieren y aprenden los hábitos alimenticios. Estas son algunas pistas para enseñar a nuestros hijos a comer bien:
De 3 a 6 años
Que prueben y coman de todo, irles presentando la mayor variedad de alimentos posible.
Fomentar el desayuno y que sea completo, variado y equilibrado. Este periodo es muy importante para su desarrollo, necesitan un gran aporte de energía Asegurar el consumo de proteína (carne, pescado, huevos, lácteos) porque sus necesidades son mayores (proporcionalmente) que las de un adulto.
Evitar el abuso de dulces, bollería y refrescos.
Dedicar el tiempo necesario para que coman despacio y aprendan a disfrutar la comida. Los alimentos, ninguno, no usarlos como premio ni castigo.
De 7 a 12 años
A estas edades, los niños mantienen un crecimiento acelerado y, por ello, hay que cuidar el aporte energético de la dieta, controlando el peso de los niños y su ritmo de desarrollo. Comienzan, en esta etapa, a consolidarse sus preferencias alimentarias y tendremos que procurar que sean las adecuadas. Tienen tendencia, los niños, a presionar para comer sólo lo que más les gusta y van adquiriendo cierta autonomía, que les permite comprar determinados alimentos y bebidas.
Insistir en que moderen el consumo de dulces, bollería. Y también en que no abusen de los alimentos muy grasos o muy salados.
De 13 a 16 años
En esta etapa se forma el cuerpo de los adolescentes y se produce el ‘estirón puberal’, un crecimiento muy rápido. Por este motivo, los jóvenes necesitan proveerse de gran cantidad de energía y deben aportar a su organismo proteínas en cantidad y calidad suficiente.
En este periodo surgen los problemas de mal nutrición: por exceso, con riesgo de sobrepeso y obesidad; por defecto, con riesgo de anorexia. Los padres debe controlar cómo comen sus hijos y, en su caso, las dietas que siguen. Estimularles para que lleven una vida activa y saludable, y que dediquen parte de su ocio a la práctica de algún deporte.

3. Los ritmos biológicos
Las personas ya no nos alimentamos tanto porque sintamos hambre. El tiempo dedicado a la comida está determinado o muy condicionado por los hábitos sociales, el ritmo laboral, los turnos de trabajo, la conveniencia y la convivencia, además de otros condicionantes culturales, religiosos o de ocio. No respetar aquello que nos pide el cuerpo como comer, dormir o descansarpasa factura y sus consecuencias orgánicas se hacen notar: insomnio, falta de atención y concentración, cansancio, depresión, además de acentuar enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y obesidad, entre otras.
Por este motivo, el hecho de que la hora de la comida tenga importantes efectos sobre el organismo apoya la propuesta de que la alimentación y la nutrición óptimas requieren la consideración no sólo de qué alimentos se consumen, sino también de cuándo se ingieren.

4. Una nutrición adecuada
Los requerimientos de energía a través de la metabolización de nutrientes como los carbohidratos, proteínas y grasas. Estos requerimientos energéticos están relacionados con el gasto metabólico basal, el gasto por la actividad física y el gasto inducido por la dieta.
Las necesidades de micronutrientes no energéticos como las vitaminas y minerales.
La correcta hidratación basada en el consumo de bebidas, en especial del agua.
La ingesta suficiente de fibra dietética.
Los objetivos dietéticos se representan mediante diferentes recursos gráficos, uno de ellos es la pirámides de los alimentos.
Logo Farmacia
No olvide visitar nuestra farmacia.
alta cocina
Necesita averiguar los horarios de los especialistas...
Busque aquí »
Suplemento
Orden medica
Muestras
Convenios con empresas
examenes
Hospital - Clinica Fundasen. Tel: (593 4) 2272660 Ext. 110
Fundasen Dispensario Correo