Enlace
Comentemos de:
La casa del Hombre Doliente
Una mano amiga para pacientes terminales.
La Casa del Hombre Doliente alberga de forma gratuita a los enfermos terminales que son dados de alta en los hospitales en donde no pueden ser atendidos largamente, porque están en fase terminal y drásticamente son enviados a sus pobres viviendas a la buena de Dios.
Martin CucalónEra abril de 1986, cuando la Ex Directora – Fundadora Margarita Arosemena Gómez – Lince tuvo una conversación con Monseñor Bernardino Echeverría acerca de ¿cómo las personas enfermas podrían acercarse más a Dios, viviendo una fase terminal? ¿Qué pasaba con los enfermos más carentes que no conocían al Salvador? ¿Cómo podían sobrellevar esta enfermedad? Mientras, se dio el diálogo entre los dos, el Monseñor Echeverría le mostró a Margarita Arosemena el Motu proprio de Juan Pablo II que se llamó Dolencia Umonumo que se saco en el año 1985, el cual era un llamado a todas las Iglesias del mundo para rehabilitar la Pastoral de los enfermos. Luego, el Monseñor Bernardino Echeverría invitó a la Sra. Arosemena a que colaboré en la Pastoral de enfermos junto al equipo de señoras para emprender el Apostolado del Hombre Doliente en cada uno de los hospitales de la ciudad y entregar la palabra de Dios a los enfermos que se encontraban en etapa terminal. La Casa del Hombre Doliente alberga de forma gratuita a los enfermos terminales que son dado de alta en los hospitales en donde no pueden ser atendidos largamente, porque están en fase terminal y drásticamente son enviados a sus pobres viviendas a la buena de Dios. En 1988 se puso la primera piedra en el solar que fue donado por la inmobiliaria Argos para la construcción de la Casa del Hombre Doliente.
Los objetivos de la Casa del Hombre Doliente son:
Mejoramos la calidad de vida, en forma integral de los pacientes pobres en etapa terminal o crónica. Proclamamos ante el enfermo y su entorno, el valor redentor del sufrimiento humano, unido a la cruz de Cristo y ofrecido al Padre de Dios. Rescatamos su dignidad de ser humano e hijo de Dios, específicamente en su calidad de enfermo en etapa terminal. Así mismo, la Casa del Hombre Doliente tiene como misión brindamos una excelente atención humana integral a pacientes adultos extremadamente pobres, en la fase terminal de su enfermedad, y/o ancianos indigentes postrados, ofreciéndoles alta calidad de servicio, pleno de profesionalismo y fe, logrando que nuestra casa sea para ellos laAntesala del Cielo; y promovimos la atención de los enfermos en fase terminal desde su comunidad, defendiendosus derechos y su dignidad de hijos de Dios, a nivel local, nacional e internacional. La Fundación Casa del Hombre Doliente recibe ingreso de los diferentes eventos como: cenas de solidaridad, bingos, desfiles de debutantes, de graduadas y en abril, la Sra. Arosemena firmó un convenio con la Municipalidad de Guayaquil en donde se donó 50.000 mil dólares al año para el es- Casa del Hombre Doliente Una mano amiga para pacientes terminales La Casa del Hombre Doliente alberga de forma gratuita a los enfermos terminales que son dados de alta en los hospitales en donde no pueden ser atendidos largamente, porque están en fase terminal y drásticamente son enviados a sus pobres viviendas a la buena de Dios. 20 tablecimiento. También, la compañía VST Guayas, firmo un convenio para que el 10% de las facturaciones de la empresa sean donados a la Casa del Hombre Doliente. Para poder ingresar a una persona en fase terminal a la Fundación, primero se debe llenar una solicitud que se encuentra en la página web y luego de 24 ó 48 horas se decide la entrada del paciente para que pueda ser atendido en las instalaciones del hogar. Mientras, resolvimos su entrada, realizamos ciertos exámenes y revisar su historia clínica para saber que tipo de enfermedadesposeen y cómo se lo va a cuidar en su estadía en la Fundación. Además, si una persona desea entrar como misionera o voluntaria a la Casa del Hombre Doliente, debe llenar una solicitud y tener una cita con la Sra. Liliana de Uraga para presentar las diferentes opciones de voluntariado y ejercerla en diferentes áreas como: jardinería, comunicación directa con los pacientes, con los familiares, atender la farmacia de la Institución, encargarse de los refrigerios, entre otras elecciones. El periodo para ser voluntario es de tres meses que sería como prueba y cada año se renueva el puesto.
“¿Qué actividades realizan como Fundación?”,
Ejecutamos varias actividades para los pacientes donde las voluntarias elaboramos diversos dinamismos como: trasladar a los enfermos al Hospital Vernaza, Solca e Infectología para hacer interconsultas de especialidad a cada uno de los pacientes. Igualmente, visitamos a los familiares de los sufridos para ver en que condiciones están viviendo, que necesidades pueden tener, etc., del mismo modo, las colaboradoras nos encargamos de celebrar las diversas festividades como: día del padre, día de la madre, día de Guayaquil, cumpleaños entre otras. Si una persona desea hacer donaciones a ¿dónde las puede enviar y qué tipo de donaciones podrían ser? Las donaciones de dinero se las pueden hacer directamente en la Casa del Hombre Doliente, y las depositamos en las diferentes cuentas bancarias que tiene la Institución o colaboramos con las colectas públicas que realizamos una vez al año en toda la ciudad y en algunas Iglesias. También, donamos todo tipo de productos alimenticios, de limpieza, sabanas, toallas (todas blancas porque se hierven), pijamas, zapatillas y productos de aseo en la propia Fundación.
“¿En qué consiste la publicidad de la Casa del Hombre Doliente?.
1. Presentamos a la sociedad nuestra revista después de haber cumplido 25 años de bendiciones y servicios (1986 – 2011), el cual recopila todo el trabajo que hemos cometido en todos estos años, desde sus inicios hasta futuros proyectos. 2. Tenemos nuestra página web, facebook y manejamos todo lo que es folletos. 3. Nos enfocamos en los avisos de prensa cada vez que tenemos un evento o efectuamos cuñas en las radios o propagandas en la Televisión. 4. Los eventos son realizados cada 4 ó 5 veces al año. Ejemplo: La cena de solidaridad, desfile de graduadas y debutantes se los festeja en el Club la Unión, en el local Bingo Derby se ejecuta los bingos. Dentro de la Fundación se hacen las campañas para navidad (Novena y los Villancicos), además, en los centros comerciales vendemos las gotitas de ternura que son particulitas para el árbol de navidad o para las tarjetas De: y Para: con los personajes navideños. Para finalizar, el reportaje de la Fundación la Casa del Hombre Doliente debemos recalcar la nueva directiva que se compone de: Presidente, Mons. Arzobispo Antonio Arregui Yarza, Padre César León, Director de la Casa del Hombre Doliente, Dr. Henzy Cardoso, el Ing. Julio Muñoz, Miembro del Directorio, y la Lcda. Elvira Medina. Es necesario tener presente cuáles son los derechos del enfermo: 1. Tengo derecho a ser tratado como una persona humana hasta que me muera. 2. Tengo el derecho de conservar un sentimiento de esperanza, sea cual sea el cambio que pueda sobrevenir. 3. Tengo el derecho de ser ciudadano por aquellos y aquellas que son capaces de conservar ese sentimiento de confianza. 4. Tengo derecho de expresar, a mi manera, mis sentimientos y mis emociones frente a mi propia muerte. 5. Tengo derecho a participar en las decisiones referentes a mis cuidados. 6. Tengo el derecho a una atención médica continúa y una continuidad de cuidados, incluso si los objetivos de curación deben ser cambiados por objetivos de soporte. 7. Tengo derecho a no morir solo. 8. Tengo derecho a ser aliviado con mi dolor. 9. Tengo derecho a que se me conteste honradamente mis preguntas. 10. Tengo derecho a no ser engañado. 11. Tengo derecho a aceptar mi muerte, recibir ayuda de mi familia y que sea ésta también ayudada. 12. Tengo derecho a morir en paz y con dignidad. 13. Tengo derecho de conservar mi individualidad y de no ser juzgado por mis decisiones, que pueden ser contrarias a las creencias de los demás. 14. Tengo derecho de discutir y profundizar mi experiencia religiosa y espiritual, sea cual sea su significación para los demás. 15. Tengo el derecho de esperar que la dignidad de mi cuerpo sea respetada después de mi muerte. 16. Tengo derecho de ser cuidado por personas sensibles, motivadas, competentes, intentando comprender mis necesidades y sintiendo una satisfacción personal en la ayuda que me presten frente a la muerte.
Revista Enlace. Tel: (593 4) 2231224 Ext. 101
FundasenEnlaceCorreo
© 2009, Derechos Reservados. FUNDASEN.