Enlace
Comentemos de:
Miércoles de Ceniza
Un período de preparación.
La cuaresma comienza con el miércoles de Ceniza y termina el domingo de Ramos. Son 40 días de preparación para la Pascua. La duración de cuarenta días proviene de varias referencias bíblicas y simboliza la prueba de Jesús 40 días en el desierto.
Isabel Noboa El Miércoles de Ceniza es el principio de la Cuaresma, un día especialmente penitencial en el que manifestamos nuestro deseo personal de conversión a Dios. Al acercarnos a las Iglesias a que nos impongan la ceniza, expresamos con humildad y sinceridad de corazón, que deseamos convertirnos y creer absolutamente en el Evangelio.

El nombre oficial del Miércoles de Ceniza es "Día de Cenizas" y es por esta razón que lleva este nombre, porque son cuarenta y seis días antes del Domingo de Pascua, por lo que siempre cae los días miércoles. El periodo de la Cuaresma está destinado a ser un tiempo en que las actividades y hábitos impuros son renunciados, es decir, estamos comenzando a vivir la etapa del arrepentimiento.

Para Glenda Castro, la imposición de la ceniza es el acto más puro cuando el párroco aplica en su frente la cruz de su amado Señor Jesucristo, porque siente la benevolencia de la gracia de Dios en su cuerpo.

La bendición de la imposición de la ceniza tiene lugar dentro de la Misa, después de la homilía; aunque en circunstancias especiales, se puede hacer dentro de una celebración de la Palabra.

El hermano Miguel de 22 años, me explicaba que la ceniza procede de los ramos bendecidos del Domingo de la Pasión del Señor, siguiendo una costumbre que se remonta al siglo XII.
"Los católicos, devotos de Nuestro Creador debe tener presente ¿Cuál es el verdadero significado de la imposición de la ceniza en nosotros y cuál es el simbolismo de la Ceniza? El simbolismo de la ceniza es el siguiente: la condición débil y caduca del hombre que camina hacia la muerte, la situación pecadora del hombre, la oración y súplica ardiente para que el Señor acuda en su ayuda y la resurrección; ya que el hombre está destinado a participar en el triunfo de Cristo".
¿Qué es la Cuaresma?
Llamamos Cuaresma al periodo de cuarenta días, reservado a la preparación de la Pascua y señala la última preparación de los catecúmenos que deberían recibir el bautismo.
Catecúmeno:
Hombre que se está instruyendo en la doctrina de la fe católica para recibir el sacramento del bautismo.
Desde el siglo IV se manifiesta la tendencia a constituirla en tiempo de penitencia y renovación para la Iglesia, con la práctica del ayuno y la abstinencia. Cuando hablamos de ayuno nos referimos en hacer una sola comida al día, aunque se puede comer algo menos de lo acostumbrado por la mañana y la noche. No se debe ingerir nada entre los alimentos principales, salvo caso de enfermedad. En cambio, la abstinencia es privarse de comer carne roja, blanca y sus respectivos derivados.

Cuando un católico desea vivir al máximo el espíritu de la Cuaresma debe realizar un retiro colectivo de cuarenta días, durante los cuales, la Iglesia propone a sus fieles el ejemplo de Cristo en su retiro al desierto. Se prepara la celebración de las solemnidades pascuales, la purificación del corazón, la práctica perfecta de la vida católica y una actitud penitencial.
El tiempo de Cuaresma es un periodo litúrgico fuerte, en el que todas las Parroquias se preparan para la celebración de las fiestas pascuales. La Pascua del Señor, el Bautismo y la invitación a la reconciliación, mediante el Sacramento de la Penitencia.
Se sugiere utilizar como medios de acción: La Catequesis del Misterio Pascual y los Sacramentos, la exposición y celebración abundante de la Palabra de Dios y la participación en la liturgia cuaresmal en las festividades penitenciales, sobre todo, en la recepción del Sacramento de la Penitencia.

En el momento que hablamos sobre la actitud penitencial nos referimos al cambio de vida, se dice del acto del pecador que vuelve a Dios después de haber estado alejado del Él o incrédulo de fe. La penitencia es la conversión del pecador, designa todo un conjunto de actos interiores y exteriores dirigidos a la reparación del pecado cometido y el estado de cosas que resulta de ello para el pecador.
"La penitencia interior del cristiano puede tener expresiones muy variadas. La Escritura y los Padres insisten sobre todo en tres formas: el ayuno, la oración y la limosna que expresan la conversión con relación a sí mismo, con relación a Dios y con relación a los demás",
acotó el Hermano Miguel de la Parroquia Santiago Apóstol.
Por otro lado, cuando hablamos de conversión, nos referimos a reconciliarnos con Dios, de apartarnos del mal, para establecer la amistad con nuestro Padre. Se considera que cuando un católico entra en el momento de conversión está dejando a un lado todos sus pecados para entrar a la gracia de nuestro Padre Celestial y proponerse cambiar sus actitudes para estar en paz con nuestro espíritu.
¿Cómo concreto mi deseo de conversión?
De muchas formas, pero siempre realizando obras de conversión, como por ejemplo:
1. Acudir al Sacramento de la Reconciliación y hacer una buena confesión clara, concisa, concreta y completa.
2. Superar las divisiones, perdonando y creer en el espíritu fraterno
3. Practicando las Obras de Misericordia.
4. Sé fiel a Dios
5. Respetar las doctrinas de nuestro Padre hacia nosotros.
¿Cuáles son las Obras de Misericordia?
Las Obras de Misericordia espirituales son:
enseñar al que no sabe, dar buen consejo al que lo necesita, corregir al que se equivoca, perdonar las injurias, consolar al triste, sufrir con paciencia las adversidades y flaquezas del prójimo, rogar a Dios por los vivos y los muertos.

Y ahora debemos mencionar las Obras de Misericordia corporales que son: visitar al enfermo, dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, socorrer al cautivo, vestir al desnudo, dar posada al peregrino y enterrar a los muertos.
Revista Enlace. Tel: (593 04) 2231224 Ext. 101
FundasenEnlaceCorreo
© 2009, Derechos Reservados. FUNDASEN.