Enlace
Comentemos de:
Polo Baquerizo
Eterno “perdedor” en el juego, afortunado en el amor
Polo Baquerizo
AMAR A DIOS ES ORAR.
He recibido de Él lo que he logrado conseguir en mi vida en todos los aspectos. Soy muy dado a rezar íntimamente, es decir soy muy introvertido en los temas de oración. Rezo más cuando voy manejando. Aunque parezca mentira, a veces “me hago la pava” pero si voy a misa.
Algunos personas al dejar la Iglesia católica por otra dicen: “encontré a Dios”, ¿a qué atribuye este hecho?
Si creen que encuentran a Dios en otro lado es una decisión propia. No es cuestión de cambiarse, de ser católico a ser mormón, evangelista, etc. para encontrar a Dios, Él está en todas partes. Entonces, lo que marca la diferencia es la línea que se escoja donde más se acople. Pero si nació en la religión católica y se bautizó, no hay justificación en las otras religiones, con todo respeto no hay la base, la esencia que es la Eucaristía. Ese es el verdadero sentido.
El cambio de religión no sé si sea por la forma en que manejan su discurso religioso, lo usan para decir bueno, me separé por problemas entonces se vuelven a bautizar, vuelven a nacer y significa que ellos al cambiarse de religión tienen la oportunidad de volverse a casar, o que no habían conocido a Dios antes, no sé, creo que muchos lo usan como pretexto.
(Laila) Las conversaciones que he tenido con muchas personas que han sido bautizadas en la Iglesia Católica y que hacen este cambio de vida siempre tienen esta frase: “tengo una relación personal con Cristo”, siempre escucho eso, pienso que el católico que no encontró a Jesucristo en su Iglesia es porque no lo buscó, porque realmente una relación personal con Cristo está en la Eucaristía, Él nos alimenta y viene a morar en nosotros, ¿donde más puede ver tanta intimidad y riqueza con Cristo que en la Eucaristía viva?, Jesucristo verdadero, entonces cuando dicen (otras religiones) ya lo encontré- es porque no lo buscó como católico-. Tal como la frase que dice “Católico ignorante seguro protestante”, es aquel que siendo católico no buscó en la Iglesia, en buscar más, profundizar. La Iglesia es tan rica en tradición y está ahí, pero miras para otro lado y lo ves más fácil. El católico es comprometido con Cristo, en los sacramentos como la Reconciliación cuesta porque hay que reconocer y enmendar y no hay reconciliación en otros lados sino simplemente el otro paso, me arrepentí y ya.
AMAR A NUESTROS PADRES ES HONRAR.
Sus padres, su familia, el barrio donde creció, sus formadores. ¿Cuánto influyeron, cuánto influyen?
La esencia está en el hogar. En todo barrio está lo bueno, lo malo, lo terrible y lo horroroso. Hay los “zanahorias” como decíamos y los que se dan sus ocasiones. Sigo perteneciendo hasta ahora al grupo de los “zanahorias”, es decir, nadie daña a nadie mientras exista un buen cimiento. Si bien los padres suelen decir “por un lado te entra y por otro te sale”, la enseñanza siempre queda. Nos forjamos en el hogar, en el colegio, en la escuela, en la universidad, en la calle, en el barrio; esa interrelación con todo el mundo es algo esencial.
De todo da la mata, pero es cuestión de conciencia, de personalidad, temple y voluntad para no dejarse llevar por la presión de los demás.
En particular desde muy niño fui un hombre, de tomar mis propias decisiones. Por supuesto me tocó chocar con mi padre porque comencé a trabajar en radio a los 14 años, alrededor de los 70, la revolución “hippie”. Un padre se preocupa que un hijo de esa edad trabaje en radio, la imagen era el submundo. Me propusieron un negocio, al cabo de una hora de haber escuchado hablar vino la pregunta: ¿qué te parece? - muy bien. ¿y qué has decidido? - Que voy a seguir en la radio y se acabó el diálogo. Entonces me dijo, en lugar de que esté vagando en época de vacaciones, que se quede en la radio. Porque un chico de 14-15 años busca, ir al cine, amigas, irse a todos lados. En cambio yo, estaba trabajando y gratis, de lunes a Domingo. Comencé con dos horas y termine con 10 o 12 horas de trabajo. Desde muy niño fui amante de la radio, soy un hombre más de radio que de televisión. Y a partir de eso se dieron cuenta que lo mío iba en serio. Mis padres siempre me apoyaban en ese sentido, la preocupación era por la edad, el entorno y lo que significaba trabajar en radio en pleno proceso de revolución hippie.
Hice una carrera y se pudo haber pensado que simplemente era una aventura y resulta que fue en serio, fue un proceso de vida.
Todos los días iba a Misa en la iglesia San José. Hubo un tiempo que pensé hacerme sacerdote, estaba en mí, soy profundamente creyente y leía mucho la Biblia, me encantaba. Puede ser que hubiera sido un cura revolucionario en el buen sentido. Siguiendo en la radio me gustaban las leyes y entre a estudiar e iba a seguir en el área penal. No sabía que existía la Escuela de Ciencias de la Información, luego Escuela de Comunicación Social. Un día faltó el profesor en la Escuela de Leyes y fui a otra aula y me quede atrás hasta finalizar la clase. Conversé con el profesor y me interesó, el Lcdo. Jorge Nuñez había esa. sido el Director de la carrera y estudié.
AMAR AL PRÓJIMO ES SERVIR.
Acercarse y ayudar a quiénes lo necesitan desde su programa y desde su cargo público. ¿Es aprovechar de la mejor manera las facultades y recursos que Dios nos da?
No sé si lo he aprovechado, si Dios me ha permitido entrar en esa convivencia con la gente. Desde pequeño siempre fui muy amiguero y me llevé bien con todos. Cuando trabajaba en la radio, constantemente usaba un pensamiento para el Día de la Madre y Navidad -no sé quien es el autor-: “La vida es un blanco camino lleno de frustraciones y angustias, de las cuales sólo el amor redime y purifica, porque para quien ama siempre habrá la luz”.
En “Haga negocio” no hay nada oculto, a veces es mal interpretado el hecho de que se burle. Los amigos nos tomamos el pelo pero no nos estamos burlando, hay que tener sentido del humor. Lo más difícil es arrancar una sonrisa, lo más fácil es hacer llorar. La gente que va se distrae y es bueno para ellos porque se oxigenan. Me ha tocado grabar el programa cuando he tenido determinadas situaciones, estando desalentado o triste y me ha servido hasta como terapia. El programa es una terapia para el televidente y para el que está ahí mismo, si el participante se lleva algún premio en hora buena.
También se puede servir a Dios desde cualquier ámbito, no precisamente desde la vida pública. Mi trabajo es así, sin embargo nadie habla de mi vida privada. Porque todo se forja desde el hogar. La ventaja es que yo soy “mandarina” (risas). Todo es cuestión de comunicación.
AMAR A UNA MUJER, ES AMAR.
Nos conocimos en el velorio de mi abuelo el 9 de Noviembre de 1980, ella fue porque una prima era conocida de mi familia y fueron a dar el pésame. Al rato nos pusimos a conversar y pareció que nos habíamos conocido toda la vida y conversamos horas de horas, filosofando, diciendo el día que yo me case quiero un(a) esposo(a) así. Hablamos de nuestro destino, nuestro hogar, yo tenía 25 años y ella 15 pero no lo sabía.
Revista Enlace. Tel: (593 4) 2231224 Ext. 101
FundasenEnlaceCorreo
© 2009, Derechos Reservados. FUNDASEN.